Relaciones a distancia

relaciones

¿Funcionan o no funcionan las relaciones a distancia? ¿Cómo es que un “amor de lejos” puede funcionar? ¿Qué se necesita para que una pareja se siga queriendo a pesar de la distancia?

¿Qué es una relación “a distancia”?

• Exclusivamente a distancia:
Es una relación entre dos personas que se conocieron en un entorno virtual y que sólo se han tratado por este medio.
• Este es quizá el peor escenario para una relación real.
• Frecuentemente cuando dos personas sólo se conocen en el mundo virtual, la idealización es un factor decisivo.
• En estas relaciones, más que en ninguna otra, te relacionas con la idea que tienes de la persona, no con la persona en sí misma.

Permanentemente a distancia:

• Se trata de una relación en donde dos personas se conocen cara a cara, pero que las circunstancias personales, escolares o laborales les llevan a estar separados de manera permanente.
• Este tipo de dinámica permanente crea desesperanza y suele dañar la relación.

Temporalmente distanciados o con distanciamiento intermitente:

• Este es por mucho el caso más común y del que vamos a hablar aquí. Dos personas que se quieren se separan por cuestiones personales, escolares o profesionales, pero esta separación suele ser temporal, en lo que la circunstancia del que se ha ido cambia, o cuando quien se ha quedado “atrás” alcanza al ser amado.
• No es poco frecuente que la pareja se encuentre ya casada bajo esta condición.
• Cada uno viaja para estar al lado del otro tanto como le es posible, a lo sumo cada fin de semana, pero generalmente con menos frecuencia.
• Esta condición puede durar meses o incluso años.

¿Por qué suele pensarse de inmediato que una relación así no va a durar?

• Casi el 60% de las personas tienen esta creencia.
• Es una creencia común en escenarios anteriores a los avances tecnológicos en materia de comunicaciones o presencia virtual.
• Hasta hace unos 25 años, el que una persona estuviera lejos implicaba principalmente sólo contactos telefónicos o, los más avanzados, por email
• Los contactos eran escasos, caros e impersonales.

¿Entonces sí funcionan?

• En un estudio publicado este 2015 en el Journal of Sex and Marital Therapy por los Doctores Dargie, Blair, Goldfinger, & Pukall,, afirman que las relaciones a distancia pueden ser de mayor calidad y estabilidad de lo que solemos creer.
• De hecho el mismo estudio afirma que es riesgoso para estas relaciones tener el prejuicio de que no van a funcionar.
• Aunque eso depende del modelo de relación que las parejas sigan.

El éxito de una relación así depende del modelo que se siga

Modelo de validación por el otro.

• La validación personal depende de lo que la pareja nos haga sentir. Necesitamos a la pareja como un espejo para sentirnos valiosos y dignos de ser amados. Es el lema de “Te quiero y te necesito”
• Modelo de auto validación.
• La persona gusta de estar con su pareja, pero cada uno sabe quién es y lo que vale por sí mismo y no porque necesite que alguien más se lo haga sentir. El lema es: “Te quiero, pero no te necesito”.
• Por mucho este es el modelo más favorable para una relación a distancia.

¿Qué hacen las parejas que exitosamente tienen una relación a distancia?

• Tienen una actitud positiva acerca de las relaciones a distancia.
• No tienen el prejuicio de que no van a funcionar y están abiertos a la experiencia y dispuestos a trabajar en superar los obstáculos.
• Cuando las cosas no van bien, a lo sumo refieren que se sienten divididos entre dos mundos (en el que están y en el que quisieran estar con su pareja), pero nunca refieren su situación de separación. como “lo peor que les pudo haber pasado”.
• Sienten una gran certeza acerca de lo que la otra persona siente por ellos.
• Se sienten amados y seguros del amor de su pareja y del que sienten por ella. Básicamente confían en el otro.
• Tienen en general un mayor nivel de intimidad en su comunicación
• Sus conversaciones son acerca de vivencias, ideas y sentimientos propios y menos acerca de terceras personas.
• Cuentan a detalle sus vivencias cotidianas.
• Están más abiertos a pedir lo que quieren y decir lo que sienten.
• Mantiene una actitud más positiva en su comunicación.
• Miran su relación como algo agradable y a su pareja como una persona valiosa y admirable.
• No suelen discutir sobre cualquier cosa ni hacer reclamos por cualquier cosa.
• Tienden a concentrarse en los aspectos más positivos de la relación (peleamos menos, cuando nos vemos el sexo es fenomenal, tenemos libertad) y eso hace que describan su relación como “estupenda” a pesar de la distancia.
• Los investigadores sugieren que esta actitud tiene su origen en la disonancia cognitiva.
• Como saben que el estar separados agrega un factor adicional a la complejidad de una relación, buscan compensar eso mediante actitudes menos conflictivas y ofrecen en cada contacto lo mejor de sí mismos.
• Suelen idealizar de manera sana a su pareja.
• Aunque idealizar suele ser un aspecto negativo en una relación convencional, en una relación a distancia se vuelve una fortaleza, pues eso hace que la persona se centre menos sobre los aspectos negativos de su pareja.

¿Qué hay con el tema del sexo?

• La sensualidad, más que la sexualidad, sirve como un punto de apoyo muy importante.
• Los encuentros sexuales pueden ser escasos, pero suelen ser más intensos y de mayor calidad por el deseo.
• Aún así, hay estudios que afirman que la calidad de la vida sexual de las parejas a distancia es menor que aquellas que las que conviven juntas.
• Por ejemplo, si un encuentro sexual no es bueno, pueden no tener la oportunidad de mejorar esto cuando cada uno debe volver a su vida habitual y pueden quedar insatisfechos o resentidos.

Los problemas que se viven en estas relaciones no son tan distintos a los que tienen las parejas que viven juntas.

• De un total de 1,142 parejas estudiadas, heterosexuales y homosexuales, en donde casi la mitad tenía una relación a distancia y otra una convencional, se encontraron tasas muy parecidas de divorcio e infidelidad.

Tampoco son tan distintos en su nivel de satisfacción.

• Las parejas que sostienen una relación a distancia de manera satisfactoria reportan iguales niveles que las que conviven de manera cercana en:
• Intimidad, comunicación, satisfacción general, compromiso y satisfacción sexual.

¿Para quién no funciona este tipo de relaciones?

• Personas que padecen de estrés, ansiedad, baja autoestima o que tienen una gran necesidad de un cercanía física concreta de la persona amada para sentir que los quiere.
• Personas con un estilo de apego inseguro.
• Te hace sentir más vulnerable de lo que ya de por sí te sientes, aún teniendo cerca a la persona amada.
• Te sientes tan ansioso o deprimido que la ausencia de tu pareja interfiere con tu bienestar y con tus actividades cotidianas.
• Con un estilo de apego seguro prefieres estar con tu pareja, pero si eso no es posible, no sientes que te mueres.
• Individuos que basan su relación en la calidad de las relaciones sexuales con su pareja.
• Personas con problemas de celotipia.
• Relaciones que no eran sólidas previamente a la separación.

¿Si ya estamos en una relación así, hay esperanza?

• Si la distancia con las personas que amas te produce ansiedad o depresión, probablemente tienes un estilo de apego inseguro. Busca ayuda profesional.
• Conversen de su día a día y de lo que sienten y piensan.
• Mientras más vívidos hagas estos relatos, más permitirás que tu pareja entre en tu mundo cotidiano.
• Evita conversar con tu pareja acerca de tus defectos.
• Eso hará que te idealice menos y ya vimos que la idealización es un factor importante.
• Enfócate en lo positivo de su relación.
• Destaca más lo grato que es contactarle que lo mucho que le echas de menos.
• Dedica tiempo a estar en contacto frecuentemente con tu pareja y no dejes sólo el tiempo que te quede libre para eso.
• Apartar tiempo de tu vida para buscarle transmite mayor compromiso.

Para saber más:

• Bergen, K., M., (2006). Women’s narratives about commuter marriage. Unpublished doctoral dissertation. University of Nebraska-Lincoln.
• Dargie, E., Blair, K. L., Goldfinger, C., & Pukall, C. F. (2015). Go long! Predictors of positive relationship outcomes in long-distance dating relationships. Journal of Sex & Marital Therapy, 41(2), 181-202.
• Jiang, L. C. & Hancock, J. T. (2013). Absence makes the communication grow fonder: Geographic separation, interpersonal media, and intimacy in dating relationships, Journal of Communication, 63, 556–577.
• Lee, J., & Pistole, M. (2012). Predictors of satisfaction in geographically close and long-distance relationships. Journal Of Counseling Psychology, 59(2), 303-313. doi:10.1037/a0027563
• Stafford, L. (2005). Maintaining long-distance and cross-residential relationships. Mahwah, N.J.: Lawrence Erlbaum.